Villaluenga del Rosario. H Jimenez. 1900.

Fruto de las investigaciones e inventarios de estos botánicos y del aporte de las reseñas floristas en la provincia y en concreto de la Serranía de Grazalema, el botánico jerezano José María Pérez Lara (1841-1918) publica en distintos artículos aparecidos entre 1886 y 1892 en los Anales de la Sociedad Española de Historia Natural, su obra Florula Gaditana, considerado el primer estudio extenso de la flora de la provincia.

 

Al estudio por la flora se consolidó el interés por sus masas forestales y las distintas asociaciones vegetales que crecen bajo y fuera de las diferentes especies arbóreas. Así en 1930, el Instituto Forestal de Investigaciones y Experiencias, pública de la mano de dos jóvenes botánicos forestales, Luis Ceballos (1896 -1967) y Manuel Martín Bolaños (1897-1979), que recorrerían los montes y bosques de la provincia tomando datos durante los años 1.928-29-30, “Estudio Sobre la Vegetación Forestal de la Provincia de Cádiz”, abordando descripciones geográficas, climáticas, hidrográficas etc., continuando hoy día como referencia para todos aquellos profesionales y entusiastas del mundo forestal.

 

 

Años después, y completando los trabajos anteriores con muchos y nuevos nombres en la larga historia de la botánica, aparecen nuevas publicaciones sobre la flora de la Serranía de Grazalema: Rigueiro publica en 1978 el “Catálogo Florístico de la Serranía de Grazalema”. Le sigue el “Catálogo de la Sierra de Líjar en Algodonales”, por Aparicio y Cabezudo, en 1982. Ya en 1987 Consejería de Medio Ambiente, publica la “Flora del Parque Natural de la Sierra de Grazalema”, elaborada por dos prestigiosos botánicos, Abelardo Aparicio Martínez y Santiago Silvestre Domingo, acompañando la obra con magníficas ilustraciones realizadas por Gabriel de la Riva. Nueve años mas tarde, en 1996, publican una obra añadida a la anterior con hermosas fotografías en la que describen, como comentan sus autores, la flora más selecta del Parque Natural de forma más divulgativa y didáctica.

 

Bajo los Tajos del Saltadero. Ubrique.
Campobuche-El pantanillo.
Verderón Común (Choloris choloris)
Cresteria de la Sierra del Pinar.