De igual forma, la cubierta vegetal, atrajo a un notable número de distinguidos botánicos y naturalistas extranjeros, nacionales y andaluces que unas veces a pie y otras a cabalgadura, recolectaron, estudiaron e inventariaron la Serranía de Grazalema y otras sierras adyacentes, quedando reproducidas en notabilísimas publicaciones para los anales de la historia.

 

Parece ser que el valenciano Simón de Rojas Clemente y Rubio (1777-1827), discípulo del naturalista, geógrafo y botánico Antonio José Cavanilles (1745 -1804), fue de los primeros que viajaron por la Serranía de Ronda y sus aledaños, desplazándose a Estepona (Málaga) donde es casi seguro que encontrase pinsapos, obviando que fuera una especie nueva para la ciencia. Este admirador de Andalucía dedicó gran parte de su tiempo a la flora y la agricultura de nuestra tierra, ensalzando en un discurso las grandezas que guarda nuestra región para la práctica de estudios botánicos.

 

 

D. Charles Edmond Boissier.

Recorren las Serranía otros botánicos, entre ellos Máximo Laguna (1826-1902) quien mostraba una considerable preocupación por las formaciones forestales del país y por ende de Andalucía. Publica en 1.868 un artículo sobre el pinsapar de Ronda,

 

“Efectivamente, el pinsapar se encuentra en un estado bastante malo, pero no desesperado; Si se deslinda, se amojona, y se construye en él, o en su inmediación, una casa donde puedan vivir dos guardas, es casi seguro que en pocos años mejorará notablemente”.

 

Pero previamente es en 1836 cuando aparece por tierras andaluzas el suizo Charles Edmond Boissier (1810 -1885) quien en 1837 recorre la serranía de Ronda y descubre a los pinsapos, dando a conocer un año mas tarde para la ciencia esta nueva especie de Abeto, (Abies Pinsapo Boiss), que junto a la publicación entre los años 1839 y 1845 de su “Viaje Botánico al Sur de España durante el año de 1837”, hacen de E. Boissier uno de los principales descubridores de la flora andaluza. Boissier es también autor de Flora orientalis, obra universalmente conocida en cuyos cinco volúmenes escritos en latin, realiza 11.681 descripciones de especies, formuló 131 géneros, 28 de ellos en colaboración con otros colegas, 5.990 especies, con 2.388 también en colaboración; entre ellas aparece la descripción del Abies pinsapo que encontró aquí, en Andalucía. Por sus estudios sobre la flora, fue reconocido en 1877 con el diploma de caballero de la Orden de Carlos III.

 

Láminas del Pinsapo

 

Otros, como G. F. Reuter (1805 -1872), también recorren la sierra en busca de inéditas especies. De igual forma se cita a Eugéne Bourgeau (1813 - 1877) como buen experto recolector de plantas en Grazalema, a Elysée Reverchon (1850 -1914) al que se debe que muchas plantas recolectadas en Andalucía están representadas en casi todos los museos botánicos de Europa.

Bajo los Tajos del Saltadero. Ubrique.
Campobuche-El pantanillo.
Verderón Común (Choloris choloris)